miércoles, 21 de diciembre de 2011

Pues Rajoy no llama...qué raro

Observo a los periodistas esperando la entrada en la sala de prensa del nuevo presidente del Gobierno, señor Rajoy, para anunciar los ministros. Imagino algún dirigente del partido nervioso y cercano al teléfono esperando la llamada de su jefe: "y se acerca la hora y no suena, que nadie ocupe la línea, ni la fija ni la del móvil, no vaya a ser que llame y esté comunicando, pon la tele más baja que no oirémos la llamada. Ya se acerca la hora. Y no llama..." 

Yo le deseo al nuevo Gobierno de España lo mejor. Como se lo deseé, en su día, al de Zapatero. 

Con todo, le  pediría al PP que deje de ver a los funcionarios (entre ellos, a los médicos del sistema sanitario público) como personas poco trabajadoras (hay que aumentarles el horario: 2 horas y  media más a la semana, 16 jornadas más al año), poco comprometidas (hay que disminuir su salario en caso de baja laboral), y con exceso de vacaciones y moscosos (hay que reducir los moscosos), como demuestra la enmienda a los presupuestos de la Comunidad de Madrid que ha aprobado la señora Aguirre, del PP, para 2012 y que afecta a 120.000 funcionarios madrileños y a sus correspondientes familias. Algunas empresas en Navidad regalan cestas a sus empleados. Aguirre nos hace este bonito regalo para endulzar estas fechas tan entrañables. 

Y como viene siendo costumbre últimamente, no he escuchado una motivación razonada para la adopción de estas medidas. 

No, definitivamente, Rajoy no llamó. Yo solo le pido que cambie su visión del funcionario. Sea este, médico, maestro, profesor de instituto o de universidad, enfermera, militar, administrativo, investigador, policía o bombero. Porque la visión que están vendiendo, sencillamente, no es la verdadera.

No hay comentarios:

Publicar un comentario